Para qué creo yo que estamos aquíLa pregunta es un coctel de las famosas “¿ quienes somos, de donde… ?” , las preguntas básicas que se ha hecho la humanidad desde siempre. Podría pecar de exceso de ambición intentando responderlas ya que las grandes mentes a lo largo de la historia lo han intentado sin descanso. La cuestión es que como cada uno ha respondido una cosa y nadie está de acuerdo en nada con nadie, ¿ quién dijo miedo ?, yo también voy a decir mi opinión y que sea lo que Dios quiera.

El famoso Dios da pie a una posible respuesta muy en boga actualmente respecto a que somos una unidad indivisible, un fractal holístico en lo que todo está unido a todo y todo forma parte de todo. La repuesta cómoda sería “ Somos Dios, venimos de Dios y vamos a Dios “. Fácil, limpio, directo e… indemostrable. Yo personalmente creo que esa es la respuesta pero vamos a hacerlo un poco más tangible y humano.

Aunque todo momento es perfecto, aún bajo las formas más horrendas, la evolución del universo busca una mayor complejidad en las formas y un mayor nivel de consciencia en los seres conscientes. Como fin último y dicho en lenguaje bíblico    “ Traer el Cielo a la Tierra “. Para ello la humanidad como tal debería, generación tras generación, ir mejorando como especie en cuanto a nivel de conciencia, empatía, espiritualidad… . Haciendo una analogía con una empresa que va mal, para que mejore los nuevos jefes y trabajadores que entren tienen que hacerlo mejor que sus predecesores.

En mi labor como terapeuta no dejo de encontrarme con esa realidad, las generaciones repiten los errores de sus padres, abuelos…. para poder darles una solución que sus antepasados no supieron encontrar. Todos conocemos familias que parecen marcadas por un mismo destino aciago que repiten muchos de sus miembros. Alcoholismo, adulterio, muertes por infartos, problemas de herencias, esterilidad, miseria, suicidio… . Esas personas llevan esos patrones ocultos que hace que tengan que vivir esas circunstancias, sí o sí, a lo largo de su vida. Son patrones dolorosos como se puede ver y no saben cómo solucionarlos o como sacárselos de encima, me han echado mal de ojo, habré pisado una mierda… . Son circunstancias tan duras y se encuentran tan impotentes para resolverlas que inevitablemente enferman.

Esa enfermedad no es una maldición faraónica, es la sagrada oportunidad de sanar tu vida y la de todo tu árbol familiar para que tus descendientes no tengan que revivir esas circunstancias y la humanidad en su conjunto vaya desprendiéndose de pesadas cargas.

Esa es para mí la explicación de la enfermedad y de para que creo que estamos aquí. Se puede hacer más compleja, hacerla a diversos grados de profundidad metafísica pero básicamente estamos aquí para ser felices, crear nuestra propia realidad, sanar y sanarnos para hacer de este planeta un lugar más hermoso y bendito para todos..

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *